CASLA Transparente

El Club Atlético San Lorenzo de Almagro (en adelante CASLA, el Club o San Lorenzo) es una asociación civil sin fines de lucro, cuya adecuada gestión exige establecer reglas y procedimientos que permitan no sólo alcanzar los objetivos propios del ámbito funcional definido en el art. 4 de su Estatuto Social, sino también garantizar las mejores prácticas corporativas y deportivas.

A tal efecto, en el marco del Plan de Transparencia, se pone a consideración de los socios, de todas aquellas personas relacionadas directa o indirectamente con San Lorenzo, como a título ejemplificativo, se detallan en el punto 1.3., y de las organizaciones de la sociedad civil dedicadas a estos asuntos, el presente Código de Ética, en el que se establecen normas de conducta y procedimientos de buen gobierno que todas las personas vinculadas a San Lorenzo, en particular los empleados y directivos, deberán observar en el desempeño de sus responsabilidades.

Las sugerencias y observaciones deben ser presentadas por escrito, sea en forma presencial en cualquiera de las sedes del Club, o bien enviando un correo electrónico a transparencia@sanlorenzo.com.ar. Luego de concluido el procedimiento de consulta, el Código resultante será presentado para su aprobación ante la Asamblea de Representantes, en los términos del art. 55, inc. p del Estatuto Social.

  1. Alcance

    1. El Club Atlético San Lorenzo de Almagro tiene un compromiso firme con valores y principios basados en la ética, la integridad, la dignidad, la honorabilidad, la transparencia, la rendición de cuentas y la responsabilidad. Como entidad deportiva, se identifica plenamente con el espíritu de la competición bajo estrictas normas de juego limpio, con la lucha del deporte contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia y con los valores democráticos y la defensa de los derechos humanos.

    2. El Código de Ética tiene como objeto establecer normas de conducta obligatorias y procedimientos adecuados para garantizar y promover los valores y principios antes expuestos y, de ese modo, contribuir al mantenimiento del buen nombre y prestigio del Club.

    3. El Código de Ética es de observancia obligatoria para todas las personas físicas y jurídicas que desarrollen funciones en el Club o presten servicios a San Lorenzo, independientemente de que su vinculación sea de carácter laboral, comercial, social o de otro tipo. Ello incluye, a título enunciativo y sin carácter exhaustivo, a todos los profesionales del Club, directivos y empleados, independientemente de la modalidad de su vinculación profesional o contractual, del tipo de contrato que determine su relación, la posición que ocupen o el lugar en que desempeñen su trabajo, así́ como todos los socios, agentes, proveedores, contratistas, clientes y en general, cualquier tercero que contrate con la organización.

    4. Todas las personas físicas y jurídicas que desarrollen funciones en el Club o presten servicios a San Lorenzo, independientemente de que su vinculación sea de carácter laboral, comercial, social o de otro tipo (incluyendo a los proveedores estratégicos)deberán suscribir una declaración de compromiso en la que certificarán haber leído y comprendido el Código de Ética, obligándose a cumplir todas sus reglas. Cualquier incumplimiento de lo previsto en este Código importará la aplicación de las sanciones disciplinarias y el inicio de las acciones legales que correspondan en los términos de la legislación vigente, del Estatuto Social, del contrato aplicable, del reglamento general y/o de cualquier otra norma legal o reglamentaria.

    5. Este Código de Ética no es ni pretende ser exhaustivo, ni incluir todas las situaciones en las que pudiera presentarse un conflicto ético. Por lo tanto, las situaciones no previstas en este documento se resolverán de acuerdo con criteriosde sana administración y buen gobierno. En caso de duda, se consultará al área de Recursos Humanos, a la Comisión Fiscalizadora, al Tribunal de Ética y Disciplina y, en última instancia, al Consejo Directivo.

    6. El Código de Ética refleja las prácticas que, aunque no formalmente reguladas, se han venido llevando a cabo en el Club. En consecuencia, sus reglas y procedimientos serán objeto de seguimiento y revisión periódica para asegurar su adaptación a nuevas condiciones. Asimismo, el área de Recursos Humanos deberá establecer mecanismos adecuados de capacitación gratuita en la materia para socios, directivos, empleados, proveedores y clientes.

  2. Principios

    1. San Lorenzo adhiere sin reservas al Pacto Global de Naciones Unidas y a sus 10 Principios sobre Derechos Humanos, Derechos Laborales, Protección del Medioambiente y Lucha contra la Corrupción, a los que debe contribuir de forma permanente la actuación profesional de todos sus empleados y directivos.

    2. San Lorenzo espera de todos sus empleados y directivos un comportamiento ejemplar, quienes además de cumplir estrictamente con las normas jurídicas en materia comercial, laboral y fiscal, se abstendrán de llevar a cabo comportamientos que, aun no siendo objeto de reproche jurídico, puedan resultar reprochables desde el punto de vista ético. Su conducta se guiará por los siguientes principios y valores:

      1. Legalidad, honestidad, transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad ética en sus relaciones con los demás empleados y con los socios, proveedores, clientes o terceros con quienes, con objeto de su desempeño, trabajen o establezcan relación. CASLA rechaza toda modalidad o apariencia de corrupción o fraude, incluyendo la manipulación del resultado de las competencias, las apuestas ilegales, el cohecho, el lavado de activos, el tráfico de influencias y los conflictos de interés.

      2. Protección, conservación y uso eficiente de los bienes tangibles o intangibles, útiles de trabajo, materiales, informes, contenidos, etc. puestos a su disposición para el trabajo en el Club. No podrá utilizarse información obtenida en ocasión o con motivo de funciones en CASLA para realizar actividades personales o para permitir su uso en beneficio de intereses de terceros.

      3. Resguardo de la máxima confidencialidad en relación con cualquier actuación, información o cuestión de cualquier índole que pueda afectar al Club o a cualquiera de las personas vinculadas al mismo, sin perjuicio de garantizar la plena transparencia y acceso a la información que resulte de interés público.

      4. Fidelidad al espíritu deportivo de juego limpio, luchando sin reservas contra todo tipo de fraude en la competencia y manteniendo un comportamiento leal, sincero, correcto y respetuoso en el desarrollo de actividades deportivas, con especial respeto a las reglas y a todas las personas que desarrollen sus funciones en dicho ámbito (deportistas, entrenadores, dirigentes, árbitros, aficionados, periodistas, instituciones, etc.).

      5. Identificación plena con los valores del deporte, combatiendo en forma activa y no incurriendo en cualquier acto de violencia, discriminación, acoso racismo, xenofobia o intolerancia.

      6. Responsabilidad social, integración, solidaridad y educación, desarrollando y apoyando proyectos que promuevan los valores que el Club representa y que generen impactos positivos en el entorno y en la comunidad.

  3. Relaciones de los empleados y directivos con los socios

    1. En su relación con los socios, los empleados y directivos se conducirán con arreglo a estrictas reglas de objetividad, sin beneficiar a un socio en particular frente al resto. La regla de objetividad se extenderá a todos los actos sociales y, en especial, a los procesos electorales y asamblearios.

    2. Ningún empleado o directivo podrá solicitar ni recibir de los socios regalos, obsequios, donaciones, beneficios o gratificaciones, de cosas, servicios o bienes, incluyendo la cesión gratuita del uso de los mismos, con motivo o en ocasión del desempeño de sus funciones, excepto que no conlleven ningún tipo de influencia sobre sus actividades oficiales y: a) tengan un valor simbólico o insignificante; o b) se trate de obsequios de cortesía o costumbre con motivo de acontecimientos en los que resulta usual efectuarlos

    3. Los empleados y directivos evitarán colocarse en situaciones que constituyan un conflicto de interés actual o potencial, sea por vinculaciones comerciales, laborales, financieras, personales o de cualquier otra índole en las relaciones con los socios del Club. Los empleados y directivos se obligan a comportarse en cualquier circunstancia privilegiando los intereses de CASLA. En caso de advertir un conflicto de interés actual o potencial, el empleado o directivo afectado deberá revelarlo en forma inmediata ante su superior o ante la Comisión Directiva, así como excusarse de cualquier influencia o participación en el proceso de decisión.

  4. Relaciones entre los propios empleados y directivos

    1. Los empleados y directivos respetarán los derechos a la dignidad, igualdad de trato, no discriminación y restantes derechos fundamentales de todas las personas que presten funciones en el Club. En ningún caso serán tolerables conductas discriminatorias, de acoso u hostigamiento, de cualquier índole, en el ámbito laboral.

  5. Relaciones de los empleados y directivos con los proveedores y clientes

    1. Los empleados y directivos respetarán los intereses y la reputación de San Lorenzo en las relaciones que mantengan con los oferentes, proveedores, contratistas y clientes del Club, sin que puedan prevalerse de su condición para solicitar o recibir de ellos cualquier beneficio personal, para sí o para terceros. Lo dispuesto en el punto 3.2. será igualmente aplicable a las relaciones de los empleados y directivos con los oferentes, proveedores, contratistas y clientes del Club.

    2. Los empleados y directivos serán responsables de que San Lorenzo se relacione con sus proveedores de manera ética, honesta y transparente, garantizando la objetividad en los criterios de selección, la mayor publicidad y competencia posible y la búsqueda del mayor valor por la inversión para el Club en el marco de la normativa interna aplicable a compras y contrataciones.

    3. Los empleados y directivos, sus concubinos y familiares hasta el tercer grado de consanguinidad y afinidad, y las personas jurídicas en cuya propiedad los nombrados tengan participación o a las que dirijan, administren, asesoren, patrocinen, representen o les presten cualquier servicio remunerado, no podrán ser contratados en forma directa como proveedores ni contratistas del Club.
      Dicha prohibición no alcanza a las contrataciones que el Club lleve a cabo mediante procedimientos abiertos y competitivos que garanticen la participación en igualdad de condiciones de otros oferentes, y en tanto la oferta de los nombrados en el primer párrafo resulte la más conveniente para el Club según criterios objetivos establecidos en la convocatoria a presentar ofertas..

    4. Los empleados y directivos se obligan a no vincular comercialmente al Club con personas físicas o jurídicas de las que tenganconocimiento que incumplen los Principios de este Código de Ética. Será responsabilidad de los empleados y directivos actuar con la máxima diligenciapara evitar este tipo de vinculaciones antes de efectuarlas.

    5. Los empleados y directivos evitarán colocarse en situaciones que constituyan un conflicto de interés actual, potencial o aparente, sea por vinculaciones comerciales, laborales, financieras, personales o de cualquier otra índole en las relaciones con los proveedores y clientes del Club. Los empleados y directivos se obligan a comportarse en cualquier circunstancia privilegiando los intereses de CASLA. En caso de advertir un conflicto de interés actual, potencial o aparente, el empleado o directivo afectado deberá revelarlo en forma inmediata a su superior o a la Comisión Directiva, así como excusarse de cualquier influencia o participación en el proceso de decisión.

    6. Los empleados y directivos serán especialmente rigurosos en la realización de gastos de representación, absteniéndose de comportamientos o actividades inapropiados. Administrarán de modo restrictivo los gastos en restaurantes, viajes e invitaciones a partidos, limitándolos al mínimo imprescindible y exclusivamente para la satisfacción de necesidades del Club, de lo que deberán rendir cuentas de manera documentada. San Lorenzo no reembolsará los costos incurridos por familiares o terceros que participen de eventos oficiales.

  6. Relaciones de los empleados y directivos con otros individuos y grupos

    1. Además de las obligaciones establecidas en los apartados precedentes, los empleados y directivos observarán, respecto de los colectivos que a continuación se indican, un comportamiento acorde con los Principios de este Código de Ética.

    2. En su relación con los deportistas, entrenadores, dirigentes, árbitros, aficionados, periodistas e instituciones públicas o privadas, los empleados y directivos observarán en forma estricta los principios de objetividad, imparcialidad e igualdad de trato, con pleno compromiso con la lucha contra la violencia, la discriminación, el acoso, el racismo, la xenofobia o, en general, la intolerancia por motivos deraza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional, étnico, indígena o social, patrimonio, nacimiento, edad o cualquier otra condición.

    3. El Club es consciente de la protección especial de que deben gozar los menores de edad para desarrollarse como deportistas y como personas. En consecuencia, los empleados y directivos extremarán el cuidado para evitar cualquier forma de abuso o acoso hacia cualquier persona y prestarán especial atención y vigilancia a los deportistas jóvenes, a quienes dedicarán supervisión y apoyo.

    4. Los empleados y directivos defenderán en todas las operaciones comerciales el interés de San Lorenzo, evitando cualquier actuación que pueda encarecer injustificadamente las incorporaciones de nuevos deportistas al Club.

    5. Los empleados y directivos de San Lorenzo se abstendrán de comportamientos públicos o privados que puedan ser asociados con su pertenencia y/o trabajo en el Club y que atenten contra la imagen, el buen nombre, el prestigio o la reputación de San Lorenzo.

    6. Queda expresamente prohibido que los empleados o directivos de San Lorenzo, sea en forma directa o indirecta, obtengan o procuren obtener un beneficio económico o de otro tipo utilizando información a la que tuvieren acceso con motivo o en ocasión de sus funciones en el Club. Los empleados y directivos no podrán suscribir ningún tipo de apuestas deportivas ni revender entradas, invitaciones, abonos o pases para ninguna competencia en la que participe el Club, ni facilitar de forma fraudulenta el acceso de cualquier persona a los espectáculos deportivos o de otra índole que se realicen en instalaciones de CASLA.

    7. Queda terminantemente prohibida cualquier actuación por parte de empleados o directivos dirigida a predeterminar, mediante precio, intimidación o simples acuerdos, el resultado de un partido o competencia.

  7. Uso de herramientas informáticas y redes sociales

    1. Los sistemas, equipos y herramientas informáticos o de comunicación que el Club pone a disposición de sus empleados y directivos tendrán un uso o destino eminentemente profesional, y su utilización para fines privados sólo podrá estar justificada por razones de urgencia o necesidad, quedando restringida al mínimo posible.

    2. San Lorenzo se reserva el derecho de efectuar comprobaciones de su correcto uso en los sistemas, equipos y herramientas informáticas o de comunicación que utilizan sus empleados, con sujeción a la normativa legal aplicable.

    3. En sus publicaciones en medios digitales, los empleados y directivos de San Lorenzo se abstendrán, incluso a título personal, de emitir cualquier mensaje contrario a la política y los principios del Club.

  8. Cumplimiento

    1. Sin perjuicio del régimen disciplinario establecido en relación a los socios en el Capítulo IV del Título Tercero: “De los socios” del Estatuto Social, y de las atribuciones que al respecto le corresponden al Tribunal de Ética y Disciplina en los términos del Capitulo X del Título Cuarto: “De las autoridades” de dicha norma, la Comisión Fiscalizadora designará a un Responsable de Cumplimiento, encargado de recibir, dar seguimiento y derivar al área correspondiente las denuncias que se formulen con motivo del incumplimiento de las disposiciones del Código de Ética.

    2. Los empleados y directivos de CASLA tienen la obligación de denunciar en forma oportuna ante el Responsable de Cumplimiento toda conducta inapropiada o contraria a lo establecido en este Código.

    3. El Club no adoptará represalias de ningún tipo (despido, reducción de haberes, tareas o categoría, amenaza de daños físicos o psicológicos, etc.) contra las personas que informen de buena fe por los canales previstos una irregularidad ética o una violación de la normativa aplicable.

    4. A efectos de asegurar la detección temprana de infracciones, el Club implementará en su sitio de Internet un Buzón de Denuncias que, mediante un simple formulario en línea, permitirá a toda persona dar cuenta de violaciones al Código de Ética, sea revelando su identidad o en forma anónima (a elección del denunciante). También se informará en dicho sitio sobre la posibilidad de formular denuncias vía correo electrónico a transparencia@sanlorenzo.com.ar o bien presentándolas en cualquiera de las sedes del Club.

    5. El Responsable de Cumplimiento y/o los colaboradores a los que se designe tendrán acceso exclusivo a los canales de denuncia establecidos en el apartado 8.4. y deberán verificarlos de manera sistemática para garantizar su pronta resolución.

    6. Las denuncias serán tratadas y resueltas con la mayor celeridad posible. El Responsable de Cumplimiento garantizará la confidencialidad de todas las denuncias que reciba y, en caso de ser requerido por el denunciante, la reserva de su identidad. El Responsable de Cumplimiento también deberá investigar en forma exhaustiva toda alegación de represalia por parte de un denunciante.

    7. El Responsable de Cumplimiento analizará en forma sumaria toda denuncia que se reciba por los canales establecidos en el apartado 8.4., decidiendo si corresponde imprimir curso a la investigación o, en caso que se trate de una denuncia infundada, si debe ser desestimadaliminarmente. En el primer caso, le dará intervención al Tribunal de Ética y Disciplina, al área de Recursos Humanos o a la de Compras y Contrataciones, según corresponda, quienes procederán conforme las atribuciones y procedimientos que los rigen para investigar y eventualmente aplicar las medidas disciplinarias y/o acciones legales pertinentes. El área que instruya la investigación informará de la resolucióndel caso al Responsable de Cumplimiento, quien deberá proveer una respuesta formal al denunciante.

Ingresá al Portal:

Datos Abiertos