“Este infierno donde vivimos”

Viggo Mortensen y Fabián Casas

Disfrutá de la Columna de Viggo
Columna de Opinión
- VECES
COMPARTIDO
-
-
 

SOBREVUELOS

"Este infierno donde vivimos"

(15/3/2013)

-Fabián Casas y Viggo Mortensen

 

Dear Viggo: Ya habíamos hablado la semana pasada que mantener el nivel apabullante del CASLA contra River iba a ser difícil contra Tigre. Le pasó a Independiente, que ganó el clásico con Racing con autoridad pero no pudo mantener el nivel. Igual lo que la gente llama el destino es un titular del diario viejo. Es decir, ahora estamos hablando con el resultado puesto, un resultado mezquino y adverso para nosotros.

 

(Cetto y Botta)

No creo que haya sido penal lo de Cetto pero también, hay que ser sincero, no merecíamos ganar. Es decir, para ganar a mí me gusta hacerlo como contra River. Y si bien tengo que confesar que no me gusta nada perder jugando mal, el triunfazo sobre River sigue alimentando mis días. El equipo dio la sensación de esos tipos a los que en el barrio llamábamos lluvia finita, es decir jode jode pero no moja. Nos faltó Buffa y nos faltó que Piatti, a quien considero un crack, juegue, cosa que nunca hizo en el CASLA aún. De todas maneras a mí la derrota me liquidó la tarde noche del domingo, nochecitas letales para mí desde que iba al colegio y veía, los domingos por la noche mientras mi familia miraba a Tato Bores en la tele, a mi delantal almidonado esperándome para salir a la cancha bien temprano, en la Martina Silva de Gurruchaga, la escuela de Boedo. Cuando gana San lorezo, el domingo por la noche es un sinfín de posibilidades, creo en el género humano y en el futuro y todas esas cosas. Cuando pierde, me voy a la B sin escalas.

 

(La Martina Silva)

Recuerdo que Schopenhauer decía que la mayor virtud que podía tener una persona era tener un buen estado de ánimo, cosa que yo tengo que fortalecer como fortalece sus músculos un patovica en el gimnasio.

 

(Tato Bores)

Nunca tuve mucho talento para ser feliz. Por eso disfruto mucho los libros que, de alguna manera, dan cuenta de esta mirada de la vida. Estuve leyendo un libro extraordinario, cuyo autor es Karl Ove Knausgård y pensé, mientras lo leí -y lo leo, para mí su lectura es como un buen whisky nocturno- que te iba a gustar mucho a vos por las descripciones familiares que hace sobre su vida en noruega y su hermano y sus padres. En castellano el libro se llama La Muerte del padre, en Noruego se llama Mi lucha, parodiando el título del broli de Hitler y causó escándalo . Es una autobiografía escrita a todo lo que da y me parece que si se hiciera la peli, vos podrías hacer del protagonista. Googleale la cara al autor que es genial. Una de las cosas en la que me deja pensando este libro es si uno ama a los padres porque son sus padres, porque ocupan ese lugar o porque te dan amor durante tu vida. Porque la novela empieza con descripciones sobre la vida familiar donde el padre ocupa un lugar centro pero no demuestra casi nunca amor por su hijo en los gestos cotidianos. De hecho, el hijo mayor casi que lo odia. Sin embargo, cuando el padre muere y ambos se tienen que encargar de su cuerpo y de los ritos funerales, los dos están ahí. Firmes, soportando la despedida letal que es dejar de tener padre. Cuando muere el padre, uno queda cara a cara con su propia muerte. El padre era un muro que se interponía ante ella.

 

 

(Karl Ove Knausgård)

 

Pero dejemos de hablar de muerte, hablemos de resurrección. Eso es lo que hizo el Barça (el título de Olé, habemus barsa, fue genial) de la mano de Messi y cía. El barsa juega casi sin técnico, lo que demuestra que cada uno de sus jugadores está imbuído de una idea madre de cómo hay que jugar, como si tuvieran incrustado un sistema de computación en su hard disk. Estamos viendo, Viggo, al mejor equipo de todos los tiempos, esto diferencia a Messi de Maradona. Maradona era un solista, Messi es una fuerza colectiva. Big zoabra, cuervo.

---------------------

Hola Fabián: Te entiendo. No es fácil ser feliz. Y por otro lado debería ser lo más fácil del mundo. No hace falta la plata ni el tiempo para serlo. Solamente hace falta estar vivo. Y -- eso sí -- perdonar y perdonarse a uno mismo. Tampoco es fácil eso.

A Bergoglio lo hicieron Papa, como cualquier Cuervo ya sabe. Por un lado es un señor que parece ser mucho más simpático y "humano" que el último papa, Ratzinger. Viaja en subte, come solo, toma mate en la calle, lava los pies de la gente, y probablemente lava sus platos y su ropa él mismo cuando puede. Cuando salió al balcón para ser presentado oficialmente, grité "¡El Papa es Cuervo!". Había estado cocinando porque venían a cenar unos amigos. Tenía puesta la remera que dice Me verás volver (sin la menor idea de lo que iba a pasar en el Vaticano), y no la había manchado con grasa ni comida, de lo cual estaba contento. Había encendido la T.V. para escuchar el noticiero, y estaba medio mirando la transmisión en vivo desde Roma mientras le daba vuelta a unas pechugas de pollo en salsa de ajo y limón. Después de una larga espera durante la cual las imágenes televisivas parecían mostrar cierto desorden en el cuarto que daba al balcón -- con sacerdotes muy agitados gritando instrucciones -- Bergoglio salió a la vista de todo el mundo, vestido de blanco, y habló con una sonrisa tranquila y natural. Dejé el trabajo en la cocina para escuchar y mirar de cerca la extraordinaria escena. "¡Pero si es el Cuervo! ¡El Papa es Cuervo!" "No seas tonto," me dijo mi novia, que estaba mirando la tele conmigo. "No exageres. El hecho de que sea argentino no quiere decir que sea hincha de San Lorenzo." "Pero es verdad, ¡es del Ciclón - te lo juro! ¡No me lo puedo creer!"

Ahí en el balcón delante de miles de personas emocionadas en la Plaza de San Pedro, el nuevo pontífice, tomando el nombre Francisco, parecía algo nervioso. Pero tenía un aspecto humilde, un tono de voz y una sencillez de expresión que traía en mente, inicialmente, la manera de hablar de Messi cuando da entrevistas. Y me acordé de las fotos de Bergoglio con los banderines y la remera del CASLA en la Capilla de Lorenzo Massa. No lo he conocido personalmente, pero sé que vino a bendecir la Capilla Lorenzo Massa en la Ciudad Deportiva del CASLA después de que la hubiéramos inaugurado como espacio ecuménico de meditación y fraternidad para todos, creyentes o no.

 

(en la capilla)

"¡Es Cuervo!", seguí gritando, "¡El Papa es RECUERVO!". Llegaron los amigos para cenar, y no pude parar de hablar del tema. Mientras comíamos, les conté todo lo que sabía del jesuita Massa, fundador del club del nuevo Papa, de su carácter abnegado y generoso, de su humilde labor en beneficio de los más desfavorecidos. Moví mi plato de comida y abrí la compu para mostrarles vídeos e imágenes históricas de Boedo, de Lorenzo Massa, de la hinchada, de la extraordinaria gira ibérica de 1947 y de jugadores destacados, explicando las virtudes de nuestro club. Seguro que tomé demasiado vino, y eso no me ayudó en nada a calmarme. Fui un pesado total toda la noche. Me llegaron muchos mensajes en la compu, de todos lados del mundo. Gente que había visto la increíble foto de Bergoglio en la capilla con el banderín del CASLA, ya publicada mil veces en diarios y páginas web, que me felicitaba por tener un Papa sanlorencista. Increíble. Recibí también las cargas de gallinas y bosteros ("van a tener que cambiar la liturgia, ya que el Papa no va tener COPAS para el vino...", y cosas por el estilo). Cuando se fueron los invitados y cayó el silencio, pensé en otras cosas, en la complicada y cambiante relación que ha tenido Bergoglio con las Madres de Plaza de Mayo, en las imágenes que supuestamente muestran a Bergoglio con Videla (las que se han publicado estos últimos en muchos lados días no son de él, son de otro cura), las declaraciones de Verbitsky y los testimonios que ha juntado y publicado en Página 12..., y todo eso me bajó un poco el entusiasmo por el fenómeno de la gran noticia desde la Plaza de San Pedro.

 

 

(No son de él)

Un amigo que no es Cuervo me escribió hoy sobre las fotos con Videla y las acusaciones que algunos le hacen a Francisco I. Hizo comparación con las famosas fotos de Borges y Sábato, también con Videla, que se pretenden usar como muestra de su apoyo a la dictadura. Me escribió que le parecía "...justo y necesario que se vuelva sobre el pasado de un nuevo papa, pero también hay que hacerlo muy en serio -y me temo que hoy la cuestión está demasiado embarrada en política como para esperar eso. En fin, truth will out (saldrá la verdad) -eventualmente." La fotos de Videla con Borges y Sábato, tomadas poco después del golpe militar, también incluyen al sacerdote Castellani. Al menos sabemos que este sacerdote usó la ocasión para pedirle discretamente a Videla que le muestre clemencia al detenido escritor Haroldo Conti, que luego fue asesinado sin piedad. En cuanto a Borges, no cabe duda que en esa ocasión alabó a Videla y agradeció el golpe que, en su opinión, "salvó al país de la ignominia".

 

 

(Videla con Borges, Sábato y el sacerdote Castellani, entre otros)

Lo cierto es que la justicia que investigó la causa en 2010 nunca lo imputó a Bergoglio. También hay que tomar en cuenta que hay personas fiables que lo han conocido -- y que fueron perjudicadas por la dictadura -- y que lo respaldan completamente a Bergoglio. Por ejemplo: Adolfo Pérez Esquivel, Nobel de la Paz en 1980, declaró que "Hubo obispos que fueron cómplices de la dictadura, pero Bergoglio no.", que "no hay ningún vínculo" que lo relacione con ella. La abogada Alicia Oliveira, quien era jueza en 1973 y fue despedida y perseguida, también lo ha defendido incondicionalmente.

Seguro que saldrán muchas cosas más, como dice mi amigo, declaraciones creíbles y desinteresadas tanto como infundados ataques e intentos de exculpación. Pase lo que pase, yo creo que hay que tratar sinceramente de perdonar, o al menos entender a los demás tanto como a nosotros mismos. Sin eso no vamos a progresar. Claro que no podemos ni deberíamos olvidar nunca las decisiones inexplicables de nuestros padres, los crímenes del pasado, el sufrimiento y la angustia de tantas personas durante y después de las barbaries de regímenes resolutamente antidemocráticos en Argentina y en otros lados. Volviendo al posible carácter del nuevo papa, cito a David Trueba, que escribió esto sobre Bergoglio:

"...de ser cierta la recuperación de los valores de Francisco de Asís, la peculiar película del maestro Roberto rossellini, "Francisco, juglar de Dios", se destaca como un perfecto manual de estilo."

 

 

Lo bueno es que con la promoción impensada que le ha traído al CASLA Francisco I, ya no tendré que explicar tanto lo que es San Lorenzo en mis viajes.

El partido contra Tigre me deprimió a mí también. Sabiendo que ni Buffarini ni Ruiz estarían en la cancha, me temía que San Lorenzo no íba a poder duplicar el contundente juego de equipo que mostró contra River. Para mí que el referí fue malísimo y nos perjudicó un poco, pero no me gusta buscar ninguna excusa. No es de equipo grande eso, como he dicho antes. Estuvo desprolijo el equipo. Ya fue. Ahora toca Colón. Vamos a volver a la buena senda. Habemus Corvum, sí, pero lo más importante es que tenemos un equipo bien dirigido y de mucho potencial.

Solamente conozco la primera novela de Knausgård, Ute av verden (Fuera del mundo). Escribe bien. Sé que la serie de libros autobiográficos a la que te referís han vendido muy bien, y que han desatado mucha controversia en Noruega, mucha discusión. Eso tanto a causa del vínculo con el título del libro de Hitler, como decís, como por las revelaciones de la vida íntima de la familia del autor incluídas en sus relatos. Knausgård mismo a dicho (no sé si en broma o no) que es posible que haya firmado una especie de pacto faústico (con el diablo) para acceder a la fama literaria con ese material.

p.d.: lo del número ganador de la lotería, que coincidió con el carnet de Bergoglio, me parece un hecho asombroso y totalmente inexplicable:

 

 

---------------------

Che, lo que estabas cocinando me dio mucho hambre. Cuando vengas, tenés que hacer esas pechugas en casa. Ayer me llamaron periodistas de Chile, Perú y México para preguntarme por el papa del CASLA, me llamó la atención que se fijaran en eso y no en que era un papa argentino, latinoamericano. Les respondí esto: yo soy fanático del CASLA, no de la iglesia católica. Pero crecí con la fábula de Jesús, y el nazareno, como político espiritual (cosas que en mi opinión no se separan) fue un hombre magnífico. De manera que siempre estoy esperando ese momento en que las escrituras y la carne se junten, es decir, que llegue el papa que expulse a los fariseos del templo, como hizo Jesús. Es decir, que le saque tarjeta roja a los pedófilos, los que están en el vaticano para hacer negocios, para medrar, sin importarle ningún tipo de fe. Hoy Pérez Esquivel, que para mí tienen una estatura moral mucho mas alta que Verbitsky, dijo que el papa debía sentarse en el asiento de un pescador, no en un trono opulento. La opulencia del vaticano está en contra de las enseñanzas de Jesús, con eso no hay vueltas. Por otro lado llama la atención que los que critican el dinero del Vaticano no lo hagan también con la fortuna acumulada de los Kirchner, algo para mí inmoral por donde se mire. Verbitsky, por ejemplo, jamás hizo una autocrítica por formar parte de montoneros, Juan Gelman tampoco. Sería hora que lo hicieran. Lo que pasa es que las ideologías te propician para la estupidez. Para la comodidad. Y uno tiene que permanecer siempre en estado de pregunta, de incertidumbre. El padre Carlos Mugica, un sacerdote rubio parecido a James Dean que trabajaba en la villas y fue asesinado por la derecha, decía algo genial: no importa si el cielo existe o no, lo que importa es qué hacemos con este infierno donde vivimos.

(Carlos Mugica)

 

Y esto me hace acordar el final de las ciudades invisibles, de Calvino, donde se dice que hay que descubrir en cada persona lo que no es infierno y tratar de que eso crezca y se expanda. De todas formas, como decía Buddha, la vida es pura impermanencia, no hay que olvidar.

 

 

---------------------

 

Querido Fabián,

"...lo que importa es qué hacemos con este infierno donde vivimos." Sí. Eso es. Es difícil no distraerse de lo sencillo, de seguir viendo a todo prójimo sin excepción como hermano cuando te vas dando cuenta de las enormes construcciones de maniobras negativas que no paran de erigirse, las manipulaciones por gobernantes y sus aliados entre los dueños de medios de información pública que afectan a la vida cotidiana de pueblos enteros. Ya veo en las especulaciones de los diarios y blogs más conservadores cierto oportunismo en relación al nombramiento de Francisco I. "Siendo latinoamericano este nuevo papa", parecen decir, "y encima jesuita -- hombre De La Gente" tanto como de Dios, ¬øno? -- capaz que la contaminación atea/anarquista en su región pueda frenarse de una vez. A ver si por fin enterramos al socialismo, al comunismo y a cualquier amor sin fronteras para que podamos enriquecernos y dominar nuestros feudos sin tanto quilombo y gastos de enegría y dinero. A la gente hay que mantenerla tranquilizada con un grado de fantasía, pero en realidad sumisa a nuestras órdenes." Así son los fariseos y los desalmados que se aprovechan de los pueblos, como decís. La iglesia, yendo totalmente en contra de los ideales de compasión, igualdad y fraternidad que se encuentran en las escrituras cristianas (y en las de otras creencias también), siempre ha tenido la costumbre de servir a los opresores y explotadores del hombre y la naturaleza. Por eso las religiones institucionalizadas -- sean cristianas, musulmanas, judías, hindúes, etc. -- todas, incluso en cierto grado, desafortunadamente, ciertas ramas del budismo -- han llegado a ser, tarde o temprano, herramientas opresoras y explotadoras. Estoy de acuerdo con Dostoievski, al que parece haber apreciado Bergoglio en sus lecturas juveniles, cuando dice: "No sé si Dios creó al hombre o el hombre a Dios."

 

(Dostoievski)

Para mi que Dios esta en tu cara y en la frágil encina agarrada al acantilado rocoso que acabo de ver por medio segundo desde la ventana de este tren de alta velocidad en el que viajo esta mañana. Tarde o temprano morirás, como ese arbolito, pero ahora están y son todo para mí. No falta más. Es importante saber para que se vive y no solamente existir sin razonamiento -- apreciar la jugada del momento, convivir con el sentimiento que produce el simple acto de prestar atención. La vida vale la pena, pero hay que darse cuenta y querer darse cuenta.

Yo estuve en la catedral de San Pedro del Vaticano. Seguro que vos también cuando fuiste a Italia. Como tantas otras iglesias opulentas, siempre me produce tristeza lo que ha significado llenar esos edificios de joyas, oro, y tanto mármol: la esclavitud y el genocidio, la miseria de tantas personas. Y los "hombres de Dios" (espero que algún día las mujeres que quieran puedan ser cardenales y papas y lo que les de la gana, pero me temo que eso no va a ocurrir muy pronto, ni con Bergoglio), por muy humildes que sean al entrar en esos templos dorados, se pierden y se pudren. Como también dijo Dostoievski, "Fácilmente se contraen hábitos de lujo y difícil se hace después prescindir de ellos, cuando se han convertido en necesidad."

A ver si el papa Paco, como empiezan algunos a llamarle a Francisco, se porta de manera distinta a todos sus antecesores y no cae del todo en la tentación.

¡Aguante Ciclón!

HABEMUS CORVUM

El cardenal Bergoglio en la capilla de San Lorenzo de Almagro

Más noticias en Columna de Opinión