Por Néstor Gorosito

Botta puede enamorar a los hinchas

-

Columna de Opinión
- VECES
COMPARTIDO
-
-
 

De cara al compromiso que se le viene a San Lorenzo en la Copa Libertadores, y analizando un poco lo que veo a nivel continental, creo que estamos ante un torneo muy competitivo. Quizá, la Copa más difícil de los últimos años, por el nivel de varios equipos. Sin ir más lejos, el grupo que le tocó a San Lorenzo es uno de los más complicados. ¿Qué se puede encontrar cuando deba enfrentarse a Universidad Católica? Un equipo que prioriza el juego ofensivo, que busca en todo momento atacar al rival, que respeta el buen trato de pelota, pero que a su vez tiene una falencia para explotar: su costado defensivo, el más débil. San Lorenzo ya demostró lo bien que juega cuando tiene espacios para correr hacia adelante.

Para mí, el de Aguirre es un muy buen equipo, con jugadores de experiencia, ya probados en instancias decisivas. Claro que ha cambiado su plantel, por la ida de algunos jugadores y la llegada de otros. Por lo pronto, lo primero que imagino es que extrañará a un lateral como Emmanuel Mas, que le daba un poder ofensivo muy importante a su sector. Pero, por otro lado, no tengo dudas de que el Ciclón sumó el refuerzo más importante de todo el mercado de pases: el arribo de Rubén Botta, a quien tuve la oportunidad de dirigir en Tigre. Para mí, después del lógico período de adaptación (algo por lo que debieron pasar jugadores del nivel de Belluschi y Blanco), se puede convertir en el mejor jugador del fútbol argentino. Por lejos. Tiene muy buena pegada, es desequilibrante en el mano a mano (sobre todo, en una cancha de las dimensiones del Nuevo Gasómetro), es rápido, tiene pase, tiene gol... Y, encima, cuenta con la ventaja de ser zurdo. Donde más rindió siempre fue jugando libre, volviendo por algún sector, pero con total libertad. Además, puede jugar perfectamente con Belluschi, porque Fernando es más cerebral, más armador, y Botta más picante en el uno contra uno.

Repito: si da lo que puede, Botta tiene otro vuelo, distinto a lo que se ve habitualmente. Y al hincha de San Lorenzo, no tengo dudas, lo puede enloquecer.

Más noticias en Columna de Opinión