El futuro llegó hace rato

Cuervo Fénix

Dylan Vargas volvió a jugar luego de la lesión en los ligamentos cruzados que sufrió en el Sudamericano Sub 20 con la Selección Argentina y que lo marginó del parquet por casi ocho meses. "Pisar el campo de juego del Poli es una alegría inexplicable", comentó.

Futsal Masculino
- VECES
COMPARTIDO
-
-
 

Alguna vez, hace ya mucho tiempo, el Ave Fénix resurgía de entre las cenizas para flamear sus alas en el cielo. Ahora, el que comienza a desplegarlas su fisonomía cuerva es Dylan Vargas, juvenil del plantel del Futsal masculino, que volvió a sumar minutos ante Huracán y América del Sud, luego de sufrir una lesión ligamentaria en enero de este año, en un encuentro de la selección Argentina Sub 20 que lo marginó del parquet por alrededor de ocho meses.

"Estoy feliz, feliz de poder volver a sumar minutos. Fueron meses difíciles, donde traté de recuperarme y ponerme a punto como principal objetivo. Ahora que pude volver a pisar el campo de juego del Polideportivo es una alegría inexplicable" comenta Dylan.

"Recuerdo la lesión como si fuera hoy. Fue en un partido con la Selección Argentina, en el Sudamericano Sub 20, ante Chile. Recibo la pelota, y cuando la tiro larga por la línea veo que el rival se tira a barrer. Instantáneamente lo quiero saltar y al caer sentí la lesión en la rodilla. No lo dudé: me había roto. No podía creerlo, fue mucho esfuerzo para ponerme la celeste y blanca, ser el capitán y cuando me lesioné el mundo se me vino abajo. Pero sirvió para poner a prueba al equipo, que por suerte consiguió aquel título en la final con Brasil", cuenta el juvenil que ya suma varios años en el club, tras haber debutado en Argentinos Juniors.

 

"Luego vinieron meses difíciles, donde las ganas de jugar te juegan en contra. Recuerdo los días de partido, donde llegaba, hacía la entrada en calor junto al plantel, iba al vestuario, me ponía mi camiseta, mi short, mis botines y cuando sabía que todos volvían al campo de juego para disputar el partido, yo iba a la tribuna. Ese fue uno de los momentos más complicados de la lesión, pero por suerte conté con un grupo de compañeros que me ayudó muchísimo, así como los médicos, el cuerpo técnico y los dirigentes que siempre me apoyaron. San Lorenzo se portó muy bien, siempre le estaré agradecido".

 
Y con un sentimiento de revancha e ilusión, Dylan Vargas ve con buenos ojos el panorama que resta por jugar: "Entrar al Polideportivo es una emoción gigante, además lo siento como una revancha por el mal tiempo que me tocó atravesar, espero volver de la mejor manera y sumar confianza con el correr de los partidos. Después, queda soñar con ser campeón, ya que además veo muy bien al equipo, que luego del partido con Boca encontró una regularidad que había perdido. Estoy muy ilusionado, pasé varios años en el club y no tengo dudas de que este puede ser el año".
 

Más noticias en Futsal Masculino

FUTSAL MASCULINO
COPA ARGENTINA - 16AVOS DE FINAL

Paso de los Cuervos

FUTSAL MASCULINO
TORNEO DE AFA - FECHA 28

¡Tirá para arriba!

FUTSAL MASCULINO
INTERNATIONAL CUP

La vuelta al mundo

FUTSAL MASCULINO
TORNEO DE AFA - FECHA 27

¡Belleza americana!