Descargar app Sede 2.0

TORNEO DE AFA - FINAL

¡Otra vuelta en Boedo!

San Lorenzo le ganó 2-1 a Villa La Ñata en la gran final y se coronó campeón del Torneo de AFA. El Poli, colmado, escribió otra página en su linda historia: el trofeo para siempre en casa.

Futsal Masculino
Futsal Masculino campeón
AnteriorSiguiente
- VECES
COMPARTIDO
-
-
 

¿Te enamoraste, no? Por eso ahora una gota chiquitita surca la parte dorada más brillante. Un papelito azulgrana baila por arriba: gambetea, de acá para allá. Cada tanto alguien te da un beso. Y te vuelve a dejar en el parquet del Polideportivo que, tímido, sólo refleja el rezo de la chapa: "San Lorenzo campeón".

¿Y cómo no te ibas a enamorar, Copa? Si nuestra ilusión nos llevó a llenar cada cancha en la que nos tocó jugar. Si Stazzone te mira, de reojo, y llora. Si Quintairos le mete un beso al escudo en cada gol, porque es así, sincero: el amor del hincha que desborda. Si el equipo se entrega, con alma y vida, en cada partido. Si Vidal te fue convenciendo a base de goles. Y Menzeguez con gambetas elegantes. Si te cantamos las canciones más lindas del mundo. Y en las tribunas no paramos de alentar. Porque somos Cuervos. Y mientras haya un poco de azulgrana vamos a estar. Si todo fue un cuento: no podría tener un final más feliz.

Y la final, más que un cuento, fue una película de suspenso. Porque el Ciclón traía el 3-2 a favor en la ida, pero al minuto de juego Brizuela le daba el empate en el global a La Ñata con un puntinazo inatajable para Steccato. Había que remar desde abajo, pero San Lorenzo bien lo sabía: poco a poco, el Ciclón se empezó a enchufar y a meter al rival cada vez más en su propio arco. Menzeguez tuvo una muy clara que Quintairos no llegó a empujar y Baisel probó con un remate que casi se mete en el ángulo izquierdo. Pero el telón bajó 0-1.

El desahogo tardaría en llegar: a los 9 minutos del segundo tiempo, Rodríguez se escapó por la izquierda, impulsado por su derecha endiablada, cedió el buscapié para Quintairos que apareció solo por el medio y decretó el empate del encuentro. Boedo desató la locura. La hinchada defendió, desde la tribuna, con los cantos de siempre. Y en la última del partido Stazzone robó una pelota cuando Villa La Ñata tenía arquero-jugador y se escapó, en soledad, para poner el 2-1 en la chapa. Y tocar el cielo con las manos.

La copa para siempre en Boedo. El cielo nunca estuvo tan cerca.

Más noticias en Futsal Masculino

FUTSAL MASCULINO
LIGA NACIONAL - SEMIFINALES

Un tropezón que no es caída

FUTSAL MASCULINO
LIGA NACIONAL - FECHA 3

¡Fiesta de 15!

FUTSAL MASCULINO
LIGA NACIONAL - FECHA 2

¡Lluvia de goles en el Fin del Mundo!

FUTSAL MASCULINO
LIGA NACIONAL - FECHA 1

¡Arrancó con sonrisas!