Descargar app Sede 2.0

Entrevista

“Me estoy volviendo una Cuerva más”

María Irigoyen acaba de ser campeona en el Interclubes de Primera de San Lorenzo y no puede evitar sentirlo con intensidad: "Es la frutilla del postre". Y habla sobre su sentimiento hacia el club.

Tenis
- VECES
COMPARTIDO
-
-
 

María Irigoyen corre de un lado al otro. Primero a los saltitos, después de costado, antes un pie a pie. La sombra de la grada de la cancha número uno de la Ciudad Deportiva recae sobre ella y por momentos, da la sensación de que la envuelve. De rebote escucha el griterío que llega del partido previo, pero no le presta atención. Cada tanto le hablan, contesta con algún gesto y sigue entrenando. No mira nada ni a nadie, y corre. De acá para allá. Catalina Pella, su compañera, pone el grito del triunfo en el cielo: ganó su partido y el Torneo Interclubes Femenino se definirá en el dobles, la victoria parece quedar en manos de María y Julieta -su compañera-. Del cielo parece caer polvo de ladrillo. Las cámaras la miran. Los flashes la buscan. Contesta con alguna sonrisa: está nerviosa, pero es un secreto. Saca y todo vuelve a su segundo plano. "Nunca pensé que un Interclubes me iba a generar tanto nerviosismo, pero entré a la cancha y no pensaba en otra cosa que ganar", confiesa, ya con el título en andas y destilando alegría desde su risa.

"Ser campeona acá, en este club, es la frutilla del postre a todo el año de trabajo. Ni bien jugamos los primeros partidos sentimos que podíamos conseguirlo, entonces nos propusimos esto: ser campeones. Lo pudimos lograr y no puedo disimular la alegría que me genera. Luchamos mucho en la final, nueve horas de juego, mucho sacrificio, cada partido, cada set, cada punto fue muy parejo. Pero nos llevamos el premio. ¡Somos campeones!", agrega Mery, y encabeza el "dale campeóoon, dale campeóooon" que luego continuarán sus compañeras, hasta hacerse un grito único que se entona en la tribuna.

El palmarés de Irigoyen resuena en cada esquina del mundillo del tenis: 17 títulos en singles, donde alcanzó el puesto 147º de la WTA, y 60 en dobles donde llegó al puesto 47º. Sin embargo, la competitividad le aflora del cuerpo cuando tiene que disputar cada partido. Así lo siente: "Creo que es la clave, afrontar cada desafío con ganas y motivación. Si sigo vigente, es pura y exclusivamente por eso. Pero este torneo con San Lorenzo me dio una adrenalina extra, quería ganar, era especial. Es lindo sentir ese estímulo que te lleva a buscar el triunfo. El día que no lo sienta, colgaré la raqueta".

"Me encanta este club, la gente me trató muy bien, pero sobre todo es muy cariñoso y acogedor. No me esperaba que la gente fuera así, es muy distinto a la mayoría de los lugares en los que jugué, me hace acordar a Tandil, que lo extraño mucho. Este deporte te demanda muchos viajes, y la verdad es que estoy poco en casa. Espero algún día volver a vivir ahí", cuenta María, y viaja con la mirada, por un momento, a su ciudad natal. Las historias de su pueblo parece contarse solas.

Rápidamente vuelve a acordarse del Ciclón, del título, de sus compañeras y del campeonato logrado. La alegría le invade el cuerpo, le pega fuerte de revés y confiesa: "La verdad es que me estoy volviendo una Cuerva más". Y ahí, con la piel de Cuervo, abraza la camiseta que le acaban de regalar. Que tiene la 10 en la espalda y su nombre debajo. La 10 del Pipi Romagnoli.

Más noticias en Tenis

TENIS
#FUTURECASLA

¡Felicidades campeones!

TENIS
#FUTURECASLA

¡Finales confirmadas!

TENIS
#FUTURECASLA

Avanza la competencia

TENIS
#FUTURECASLA

En sus marcas, listos... ¡A jugar!