Descargar app Sede 2.0

Solidaridad azulgrana

Juntos somos más útiles

Este sábado, en la previa del triunfo de San Lorenzo ante Newell's, los Cuervos se acercaron al Departamento de CASLA Social para donar materiales necesarios para que chicas y chicos vecinos del Nuevo Gasómetro puedan iniciar las clases. La propuesta seguirá vigente durante toda la semana.

CASLA Social
- VECES
COMPARTIDO
-
-
 

Después de un 2017 de exitosos programas sociales y deportivos, con variadas actividades recreativas, talleres de reflexión y espacios de encuentro para toda la familia, el Departamento Social de San Lorenzo encara otro año de puertas abiertas y puentes tendidos para que miles y miles de niños y niñas, adolescentes y adultos de los barrios aledaños al Nuevo Gasómetro puedan participar de los proyectos que se llevarán a cabo en la Ciudad Deportiva y sus alrededores.

Con el objetivo de seguir trabajando por la integración de nuestros deportistas, socios y vecinos del Bajo Flores, con un enfoque de derechos que refleje cada día más nuestros valores fundacionales, CASLA Social le apunta en este inicio de calendario a un eje fundamental dentro del desarrollo integral: la educación.

Por eso, en la previa del triunfo del sábado ante Newell's, junto a la entrada principal del Salón San Martín, los hinchas que llegaron al Pedro Bidegain acercaron sus donaciones de útiles escolares para que los chicos y las chicas de los barrios cercanos al Estadio puedan comenzar las clases con los materiales que precisan.

Pero eso no es todo. Si te quedaste con las ganas de sumarte a la movida solidaria, durante toda la semana podrás acercarte al Salón San Martín en la Ciudad Deportiva, para sumar tu apoyo. De lunes a viernes, de 13 a 19, habrá Cuervos y Cuervas esperándote.

 

Más noticias en CASLA Social

CASLA SOCIAL
EN EL FUTBOL JUVENIL

Talleres de educación sexual integral

CASLA SOCIAL
CONQUISTANDO DERECHOS

Los colores de la vida

CASLA SOCIAL
EN EL SALON SAN MARTIN

Festejo de la primavera

CASLA SOCIAL
PROGRAMA ADOLESCENCIA

Cuervo, ¡qué buen amigo!