Títulos

COPA MERCOSUR 2001
AnteriorSiguiente

24 de enero de 2002. Ese día se rompió el maleficio que aquejaba al Ciclón hacía ya 42 años. Ese día, tras el 0-0 de la ida en el Maracaná y el 1-1 en la revancha, el penal de Diego Capria se abrazó con la red y la serie desde los 12 pasos ante el Flamengo se estancó eternamente 4-3 a favor. La Copa Mercosur, entonces, grabó el nombre de San Lorenzo, único cuadro argentino que ostenta ese mérito debido a la hegemonía brasileña en las tres competiciones anteriores y a que la cuarta edición sería la vencida. Unos 50.000 hinchas desbordaron el Nuevo Gasómetro y decenas de miles esparcidos por el mundo festejaron uno de los trofeos más ansiado, que, como todo en la viña de un Santo, se edificó sorteando todo tipo de escollos extra futbolísticos.

Por caso, la final tenía fecha original para el 19 de diciembre de 2001, pero el estallido social que empezó a vivir el país aquel día postergó el partido (a horas de su inicio y con gente ya habitando el Bidegain) para el año siguiente. Y ese día, el 24 de enero de 2002, con la base del campeón récord, con un arquero gigante como Saja, con Romeo primero y Acosta después, con la polifuncionalidad de Franco y los desbordes de Estévez, con el tesón de Michelini y liderazgo de Ameli, con la calidad de Erviti y el desequilibrio de Romagnoli, y con el indeleble penal de Capria, el equipo conducido por Pellegrini iluminó, de una bendita vez, la primera estrella internacional.