Títulos

CAMPEÓN METROPOLITANO 1968
AnteriorSiguiente

En las crónicas de la época ya no cabían las palabras para calificar las bondades del San Lorenzo que se coronó campeón del torneo Metropolitano de 1968. O sí, una sola: Matadores. Aquel equipo dirigido por el brasileño Elba de Paula Lima (Tim) fue el primer campeón invicto del fútbol argentino (con 16 partidos ganados y 8 empatados), contó con el ataque más goleador (49 tantos) y la valla menos vencida (12 goles en contra). Con las figuras que venían desarrollándose lentamente en Boedo, Tim los dirigentes apuntaron sus cañones a conseguir la experiencia necesaria para apuntalar tanto talento. Pero, quizá sin darse cuenta, cruzaron todos los límites, porque al sumar ese año al uruguayo Sergio Bismark Villar, a Carlos Veglio, Victorio Cocco y Antonio Rosl, estaban firmando el pasaporte a la gloria.

Ante la superposición de estrellas, el técnico le dio a Veglio el puesto de Fischer, adelantando a éste en el campo; también paró a Cocco unos metros delante de Telch. Así, el brasileño acomodó las líneas con cuatro defensores (Albrecht rompiendo en ofensiva), cinco volantes (Rendo, Telch, Veglio, Veira y Cocco) y Fischer como único delantero. Cuando se lesionó el Bambino, apareció Pedro González para acompañar a Fischer en la delantera, pasando Veglio a pararse por el centro del ataque, un tanto retrasado. De todos modos, la rotación constante era el fuerte de la formación, con la presión como caballito de batalla y la habilidad como detonante rumbo a las victorias, que comenzaron a sucederse hasta el 2-1 bañado de gloria en la final contra Estudiantes campeón del mundo.